Los meses de verano son un momento estupendo para dar el empujón definitivo a tu proyecto cuando aún trabajas por cuenta ajena. La jornada laboral se reduce, tienes unas semanas de vacaciones, los días son más largos… vamos, que es mucho más fácil sacar tiempo...