ASÍ SE HAN TRANSFORMADO LAS MUJERES DE LA 1ª EDICIÓN DE LUMINISCENTE WOMAN

En esta lista han resumido los cambios tangibles que han hecho durante el programa:

No dar a basto a contestar peticiones de gente que quiere trabajar conmigo.

Disolver una sociedad porque la empresa no estaba alineada conmigo.

Renegociar las condiciones económicas de mis contratos con empresas porque no concordaban con mi valor.

Las personas que eligen trabajar conmigo, empiezan a abonarme las sesiones por adelantado justo la misma semana que este tema lo tratamos en Luminiscente Woman.

Vender por primera vez mi programa de 1500€ y sin justificarme de precio ni valor. Esto es un punto de inflexión en mi manera de ofrecer mis servicios y en cómo me siento al hacerlo.

Liderar equipos desde una perspectiva mucho más integradora y coherente.

Crear mi próxima formación a un precio como nunca me he atrevido. Además he subido todos los precios de mis cursos.

Dejar de bambolearme con las críticas buenas o malas. Porque lo que hago es arte.

Ocupar y defender mi espacio de visibilidad.

Hablar de mi marca sin miedo a lo que van a pensar, sino desde la perspectiva de lo que aporto.

Anunciar mi promoción en Linkedin puesto que en mi organización han decidido no comunicarla internamente porque total “ya se sabe, se ha ido comentando de pasillo”.

Poner límites con mis clientas y dejar de maternarles.

No regalar más mi trabajo/ARTE.

Mantenerme firme en las condiciones que valoran y visibilizan mi trabajo y mi persona.

Hablar con la seguridad de que lo que hago es valioso, sin buscar que sea correcto para nadie más que para mí.

Despedir y honrar los dos servicios de acompañamiento a mujeres que tenía, porque ya no representan donde estoy, quién soy ahora y cómo quiero sumar.

Publicar en RRSS desde la más absoluta vulnerabilidad, sin importarme la coherencia del feed, sin filtros, “yo al desnudo”.

Despedir a un cliente.

Dejar mi negocio en el “chasis”, con incertidumbre pero sin miedo, para tener libertad total de construir desde donde quiero hacer y comunicar ahora.

Pensar en nuevos proyectos a partir de qué tengo claro priorizar y realizar un plan de acción para conseguirlo.

Escuchar más a mi cuerpo, y menos a mi mente, para tomar decisiones desde lo que quiero y necesito.

Mayor apertura a lo que venga.

Interpretar la realidad desde una óptica diferente: más centrada en mí, más confiada, tranquila, ilusionada y optimista.

Tener una mejor relación con mis hijos adolescentes.

Mi madre, hablándome de la energía por primera vez en la vida.

Introducir días de descanso/reconexión/disfrute todos los meses, para no tener bajones tan grandes de energía.

Obtener claridad mental y notar que recupero la energía para las actividades del día.

Conectar con las personas siendo auténtica, abriéndome, sin autojuzgarme de antemano ni pensar qué diré, o qué pensarán, sino dejándome llevar.

Recibir admiración de mi entorno cuando respeto mi energía, mi tiempo y digo que no a algo, antes de Luminiscente Woman recibía exigencias y malas caras.

Permitirme cambiar de opinión sin culpa.

Cancelar encuentros porque mi situación emocional me requería espacio para mí (impensable antes en mí en mi afán por no defraudar a nadie).

Hacer un click interno inmediato al conectar con mi yo luminiscente. Cada vez que conecto con ella paso de no tener energía a sentirme llena.

Identificar lo que me da y me quita energía para hacer más de lo primero y menos de lo segundo.

Vivir desde la serenidad los límites que comunico.

Identificar un punto de inflexión del que no había sacado la luminiscencia, soltar y liberarme de la culpa y autocrítica.

Hacer un armario cápsula que llevaba años deseando. Ha derivado en unas cuantas bolsas de ropa para donar y voy más liviana.

Hacer un cambio de gafas. Leo la vida de forma diferente. Ahora, hasta lo más mundano me refuerza.

Soltar una mochila llena de piedras. Que la coja quien quiera, a mí que no me busquen más para cargarla.

Esta ha sido su transformación.

Ahora llega la TUYA.

ENTRO EN LUMINISCENTE WOMAN

ESTA HA SIDO LA EXPERIENCIA DE LAS MUJERES DE LA 1ª EDICIÓN DE LUMINISCENTE WOMAN