12 aprendizajes en 1 año de blog

12 aprendizajes en 1 año de blog

1 de junio de 2017. Día como hoy, hace justo un año, me temblaba toda. Despúes de varios meses trabajando en la web, anuncié que mañana estaría lista. Recuerdo publicar el aviso en Instagram y sentir la presión, los miedos, la incertidumbre… todo junto. Por la noche, para rebajar los nervios, decidí ir al gimnasio: ni aún así fui capaz de desconectar.

A la mañana siguiente fui al evento Biz Barcelona, una feria para emprendedores que se celebra aquí en Barcelona. Asistir a las charlas hizo que el tiempo pasara más rápido y a las 16h, como habíamos acordado, Lucía Irureta – la diseñadora de mi web – me confirmaba: “la web ya está en el aire”. En ese instante, sentada en la terraza de Biz Barcelona, sonaba No more I love you, de Annie Lennox. Mi web había elegido su canción.

 

Muchas veces a lo largo de esa semana quise esconderme debajo de la cama y desaparecer del mundo. Para entonces hacía más de un año y medio que había comenzado mi proceso de reinvención (desde octubre de 2014, para ser exactos). Había dejado mi trabajo como investigadora, había hablado con mi entorno, me había formado, había trabajado con varias personas del perfil de mi cliente ideal, había ido a muchos networkings, etc… Pero publicar la web significaba perder la falsa ilusión de tener el control y suponía exponerse y que, tanto la gente que me conocía personalmente como la que no, se enterara de “mi nueva identidad profesional”. Y con ello, los miedos, la sensación de vulnerabilidad, el síndrome del impostor, la incertidumbre y todas las alertas de este estilo montaron una fiesta.

Han pasado cientos de miles de cosas desde entonces, porque emprender conlleva que el tiempo se deja de medir en horas sino en intensidad. He trabajado con unos 35 clientes y 22 alumnas, he creado mi primer infoproducto e impartido workshops, he trabajado desde 4 coworkings, he participado en proyectos chulísimos como Extraordinaria o Mooi Magazine, he conocido a tanta gente que a veces me cuesta recordar los nombres, y he pasado de la filosofía “Nunca comas solo” a “Necesito comer sola siempre que pueda” (porque si no se me van a freír las neuronas).

Mi sensación es que estos 12 meses han cundido como 3 años de mi vida anterior a ser emprendedora. Con tanta intensidad es difícil hacer un resumen, pero diría que éstos son mis 12 aprendizajes principales de este año:

  1. Hay que atravesar el desierto para llegar al oasis.

    En mi caso, el desierto – esa etapa árida hasta que tu proyecto despega, en la que no tienes nada a lo que agarrarte más que la confianza en ti misma – duró 9 meses, como un embarazo: desde enero hasta septiembre de 2016.

    En junio lancé la web pero, por la magnitud del proyecto, cometí el error de enfocar el lanzamiento de la web como un fin en sí mismo en lugar de un medio. Así que después de lanzarla me quedé vacía y desorientada porque no tenía un plan de acción para los próximos meses.

    En julio se me ocurrió lanzar un Reto gratuito de 31 días para emprender, para ayudar a mi cliente ideal, que entendiera lo que le podía ofrecer, y visibilizar mi trabajo.  Mis conclusiones sobre este reto las compartí en el post Cómo crear un reto en redes sociales que funcione. Esto supuso un verano de mucho trabajo pero dio sus frutos los meses posteriores (en seguidores, suscriptores y clientes, y en posicionamiento de marca).

    En septiembre todo se fue serenando: apareció el oasis. Todo el trabajo que había ido sembrando hasta entonces, junto con el hecho de que mucha gente se plantea empezar nuevos proyectos en septiembre (qué importante es conocer bien a tu cliente ideal para definir tus procesos y tempos empresariales), hizo que empezaran a llegar clientes, colaboraciones y proyectos, y eso me hizo ganar tranquilidad y confianza.

    En esa primera etapa, que recuerdo árida, incómoda y llena de miedos, siempre, siempre, siempre creí en mí. Dentro de todas las incertidumbres en las que me movía, ésa fue sin duda mi mayor certeza y la que me dio esperanza. (Si estás leyendo esto, y te encuentras en esta etapa, CREE EN TI como nadie. Eso te dará fuerza para mover montañas.)

  2. Crea pensando en tus clientes, no en ti.

    Todos los proyectos que he puesto en marcha durante estos meses han nacido de pensar en mi cliente ideal y en lo que necesita. Hacerlo en el sentido contrario, es decir, lanzar una idea porque a ti te enamora y perseguir a tu audiencia para que la compren, para mi gusto no tiene sentido (y además es que se nota).

    Creo que por eso estos proyectos han funcionado bien: porque no nacieron pensando en mí sino en mis lectores y clientes. Así nació el Reto, así he ido dando forma (y sigo) a mis servicios de Mentoring y Gestión de Proyectos para Emprendedores y así me animé a hacer los Workshops Focus 2017.

    Foto: Marta Clotet Photography

    Es más, hacer los Workshops era algo que me asustaba mucho, que ni de broma hubiera salido de mí. Pero a raíz del post Cómo enfocar el próximo año y conseguir tus objetivos vosotros mismos me los pedisteis y me lancé a la piscina.

    Ojo, esto no significa que el cliente siempre sepa lo que quiere, pero escucharle es el primer paso para entender lo que necesita. Como decía Henry Ford, “si hubiera preguntado a la gente qué quería, me hubiesen dicho que caballos más rápidos”.

  3. Acepta que tu web (y otros proyectos) nunca estará acabada.

    He perdido la cuenta de cuántas veces he cambiado la web desde que la lancé: textos, fotos, páginas, estructura… y aun así sigue habiendo mil detalles que quiero cambiar. Pero es que cuando tienes una marca personal, evolucionas tan rápido que la web tiene que hacerlo contigo, porque si no no te representa. 

    Sin embargo, también entiendo que es suficiente. Que mientras la web cumpla su misión, que en última instancia es traerte clientes del perfil que quieres, ya está. Reduzcamos nuestro nivel de autoexigencia, please. Y esto aplica no sólo a la web, sino a cualquier proyecto que lanzamos. Asumamos que más vale hecho que perfecto y que la mayoría de los detalles que no nos parecen lo suficientemente buenos, son minucias que sólo vemos nosotros.

  4. Apóyate en otros pero toma siempre tus propias decisiones.

    Como emprendedor uno está muy solo. Hay que rodearse de gente con criterio a quien puedas consultar: mentores, colegas, y gente de tu entorno. Recibe su feedback y valóralo, pero siempre, siempre, la decisión final que tomes ha de ser tuya. 

    Algunos clientes me han llegado a decir: “Yo es que necesitaría un jefe.” Y como emprendedor, para bien o para mal, eso no va a pasar. Así que cuanto antes empiezas a coger las riendas, tomar tus decisiones y asumir las consecuencias, mejor. Tu criterio es tu mejor brújula.

  5.  No vas a salir de tu zona de confort, es que vivirás fuera de ella.

    Emprender es un proceso de desarrollo personal indiscutible: te exige, te pone en situaciones nuevas a diario, saca a la luz todas tus inseguridades, te lleva a superarte una y otra vez.

    No sé la cantidad de “no puedo”, “no sé”, “yo nunca” que me he tenido que comer con patatas estos meses. Recuerdo un momento en especial, mientras preparábamos las ponencias del evento de Extraordinaria de noviembre, que Montse Pujada me dijo: “Déjate sorprender”. Me daba bastante apuro y responsabilidad hablar delante de 80 personas. Y lo flipante es que fui capaz de dejarme llevar y disfruté muchísimo (en parte gracias a las chicas de Extraordinaria, que son un encanto y te hacen sentir muy cómoda). En ese momento, literalmente, sentí que hacía un anclaje y desde entonces, cada vez que me enfrento a algo que me cuesta, me digo: “Déjate sorprender. Quién sabe, ¡lo mismo hasta disfrutas!” (Gracias, Montse, por este regalo.)

    Foto: Lara López Photography

  6. No todos los que te acompañan al principio, seguirán a lo largo del camino.

    Éste es uno de los aprendizajes que más me ha costado aceptar.

    Cuando empiezas a moverte en los círculos de emprendedores, si eres una persona amable y natural (es decir, no de los que aparentan ser lo que no son, que siempre se les cala), lo habitual es que te reciban bien. No eres una amenaza para nadie, de hecho incluso es probable que despiertes en ellos cierta ternura y nostalgia porque les recuerdes a ellos mismos en sus inicios.

    Pero conforme avances, puede darse el caso de que algunas de esas personas no lo encajen bien, no se alegren por ti y decidan alejarse. Esto sólo me ha pasado una vez y, pese a que lo viví como algo inesperado y doloroso, sigo pensando que una de las mejores cosas de emprender son las personas que conoces. Y tengo la enorme suerte de que muchas me lo demuestran cada día.

  7. Escribe lo que te gustaría leer.

    Estarás de acuerdo conmigo en que el blog y la newsletter ponen a prueba incluso a la persona más constante. Yo llevo dos meses sin publicar, ahí es nada, así que no soy quien para dar consejos de este tema a nadie. Pero sí que he aprendido algo durante este año: los posts que me duelen en el estómago (es decir, aquellos en los que comparto algo que me cuesta bien sea porque muestro mucho contenido o porque vuelco mi parte más personal), son los que mejor funcionan. Supongo que la clave está en escribir/grabar el tipo de contenido que a ti como lector/espectador te apetecería consumir.

  8. No te preocupes por el volumen.

    Como marcas, necesitamos ir construyendo una comunidad a la que aportar valor con nuestros servicios y productos, está claro. Sin embargo, tengo la sensación de que nos bombardean por todas partes con mensajes que incitan a crecer, a automatizar, a alcanzar cifras astronómicas tanto de ingresos como de seguidores, … y estos mensajes nos están empezando a producir rechazo y, lejos de inspirarnos, nos hacen sentir insuficientes.

    Vale que hay modelos de negocio que necesitan ir a volumen. Y que sería estupendo que tuviéramos una estructura que no fuera de autoempleo. Pero por encima de todo, tenemos que aceptar nuestros ritmos, saber lo que queremos, y aceptar que todo tiene su momento. ¿De qué sirve presionarnos hasta conseguir algo si luego nos gastamos el dinero que hemos ganado en terapias para recuperarnos?

    Vaya por delante que no soy ejemplo de nada, soy la primera que tiene muchísimas cosas que mejorar en su estructura empresarial. Reconozco que mi base de datos no llega a los 800 suscriptores pero sin embargo tengo un negocio rentable desde que empecé (aunque esté aún lejos de lo idílico). Para mí a día de hoy, la clave son las personas y las distancias cortas, y en ellas vuelco todos mis esfuerzos.

    Ademas tengo la sensación de que es lo que la gente está pidiendo. Muchas de las personas que me contactan para trabajar conmigo a través del formulario de valoración de mi web, coinciden casi siempre en lo mismo: “Necesito sentirme acompañada. He hecho cursos y no me funcionan. No me muevo bien en esos foros tan grandes e impersonales”. El último mensaje de este tipo lo recibí ayer mismo. Y esto me confirma que aunque hay un público para cursos, hay un hueco de mercado en el tú a tú, que se está dejando escapar por ir hacia otros modelos de negocio más enfocados en volumen.

  9. Necesitas un hobbie.

    Cuando emprendes, tu proyecto te apasiona tanto que no hay nada más interesante a lo que dedicar tu tiempo y tu atención. Además piensas que has de estar muy disponible para tus clientes. Y muchas veces se le añade que el que era tu hobbie ha pasado a ser tu trabajo o parte de él. Así que para cuando te das cuenta, tu proyecto te ha absorbido completamente.

    Es importante para tu “sanidad mental” tener un hobbie o alguna otra faceta que te ayude a desconectar. A mí me ha costado mucho encontrar un nuevo hobbie, de hecho aún sigo buscándolo. Este año he probado las clases de Mónica Custodio de acuarela (que ya he visto que no es lo mío) y dibujo (que he descubierto que me gusta mucho pero me pone las emociones demasiado a flor de piel). Si alguien en la sala tiene alguna sugerencia, soy toda oídos (bueno, ojos en este caso).

  10. Los resultados son mejores en equipo.

    De esto hablaba justo hace unos días en Instagram.

    Aceptar que no llego a todo y trabajar con gente que sea mucho mejor que yo. En marzo lanzaba mi primer infoproducto (el ebook Emprende en 30 días) gracias a formar equipo con Noémie Coignus y Judith Tierno. Chicas, sois tan buenas que habría que guardaros en secreto.

  11. No hay mayor satisfacción que un cliente satisfecho.

    Trabajar con clientes es apasionante aunque exigente. Cada cliente es un mundo, y el acompañamiento a emprendedores tiene mucho de psicología y de ver cómo puedes sacar lo mejor de cada uno. De todos aprendes, sin excepción. Y de los que no te resultan tan fáciles, aún aprendes más.

    Para mí, es una suerte trabajar con los clientes he tenido este año y sé que son los mejores embajadores de mi marca. Desde aquí les mando un abrazo gordísimo y un millón de gracias por dejarme formar parte de su camino.

  12. Agradece.

    Hoy al mirar atrás, tengo la sensación de que soy otra persona: más serena, menos autoexigente y perfeccionista, más libre, más disfrutona, más sencilla … más feliz.

    Yo sola no hubiera conseguido nada de esto. Somos lo que somos gracias a las personas de las que nos rodeamos y del contexto en el que estamos. Y me siento súper afortunada por la gente que tengo cerca y su tremenda calidad humana.

    Así que cual discurso de fin de curso, voy a aprovechar para dar las GRACIAS:

    A mis padres, por entender que mandara 10 años de carrera al cajón, y ser el mejor ejemplo en el que poder inspirarme.

    A mi gente, por estar siempre ahí, sin formar parte de esto pero formando parte de todo. Vosotros sabéis quiénes sois.

    A mis clientes: hacia vosotros ni tengo palabras, sois un regalo. Y en especial a quienes fueron mis conejillos de indias y a quienes me contrataron cuando comenzaba. Esther Friedrich, las primeras veces no se olvidan.

    A Gemma Fillol, por creer en mí cuando yo aún no lo hacía lo suficiente, y por ser ejemplo de que se puede crecer y alegrarse de que otros crezcan.

    A María Palou, Sara Rocher y Marc Navarro, porque se pueden hacer buenos amigos más allá de los 30.

    A Montse Pujada, Bea Moure, Vanesa Carrasquilla, Elena Enrique, Lucía Irureta, Mónica Custodio, Anna Díez, Lourdes Sánchez, Laura Pérez, Luisa Silva, Txell Costa y tantas sabias como tengo a mi alrededor.

    A todas los emprendedores con los que hablo, sigo y leo en IG o en vuestros blogs, y formáis ya parte innegociable de mi día a día.

    A las mujeres de la comunidad Extraordinaria, por ser la prueba de que otra forma de hacer negocios y de relacionarnos como mujeres es posible.

Foto: Swing your pics

A ti, que estás leyendo este post infinito hasta el final, GRACIAS.

Compártelo en


¿Quieres cambiar de rumbo y apostar por tu talento?
¿Tienes una idea que lanzar al mundo?

Suscríbete y consigue ahora mis “10 claves para emprender”
(incluye ejercicios prácticos para que pases a la acción de una vez por todas)

Soy Tania Lasanta y seré responsable de tus datos, que emplearé para enviarte información del sitio web y de mis servicios y productos, a través de Active Campaign durante el tiempo que tú consideres. Para más información, visita la página Política de privacidad.

Tania Lasanta

Soy Tania Lasanta, Investigadora y Mentora de Proyectos Emprendedores.
Acompaño a personas que quieren emprender en el proceso de definir, lanzar y gestionar sus propios proyectos. Sígueme y consigue foco, claridad y confianza para emprender tu nueva vida profesional.

Posts Relacionados

34 Comentarios
  • Luisa Silva
    Publicado a las 16:22h, 01 junio Responder

    Ay que me he emocionado!
    Yo siempre he creído en tí mi quedita Tania. Y sé que el cielo es el limite.
    Eres muy muy grande y llegarás súper lejos, más de lo que aún puedes imaginar.
    Yo espero estar siempre allí siempre que me necesites. Ay, como me hace falta ese cafecito pendiente!!
    Te mando un beso enorme ❤

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:00h, 05 junio Responder

      Muchas gracias Luisa, por tu cariño y tus consejos. Es una suerte tenerte cerca. Nos lo tomamos cuando quieras, ya lo sabes. Un besazo!

  • Noémie
    Publicado a las 16:41h, 01 junio Responder

    Tania! Qué bonitas palabras! Y mira el recorrido que has hecho en tan solo un añito, ¡espectacular!
    Enhorabuena por este primer año, seguro que siguen muchos otros.
    Un abrazo!

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:01h, 05 junio Responder

      Gracias Noémie, conocer a personas como tú en el proceso es un regalo. Un abrazo!

  • Kristina
    Publicado a las 17:45h, 01 junio Responder

    Cuánto me alegro de que vaya todo viento en popa Tania. Te lo mereces muy muy mucho. Todavía me acuerdo de esas conversaciones vía Skype que teníamos cuando todavía no tenías ni la web….A por muchos años más. 🙂

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:02h, 05 junio Responder

      Ya lo creo, qué buenos (e incerteros) tiempos! Gracias por tus buenos deseos, te mando un abrazo gordo!

  • Andrea Di Bella
    Publicado a las 19:40h, 01 junio Responder

    Tania! Felicidades por este año maravilloso. Me he sentido identificada en todos los puntos. Sé que tu huella, llegará muy lejos. Porque eres auténtica, y sabes transmitir conocimiento sin quererlo. Puedes estar muy orgullosa, ¡ brindo contigo!

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:03h, 05 junio Responder

      Siempre me emocionas, Andrea. Gracias, gracias y más gracias por todo tu apoyo. Un abrazo enorme!

  • Gemma
    Publicado a las 20:42h, 01 junio Responder

    Estás destinada a triunfar, solo te digo esto. Gracias por tus palabras, por tu apoyo, y por tu talante. Eres tan grande como creas. ❤️

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:04h, 05 junio Responder

      Wow, mil gracias Gemma!!

  • Raquel Ripoll Soler
    Publicado a las 21:24h, 01 junio Responder

    Emocionada estoy de leerte preciosa. Eres grande, no sólo a nivel profesional, sino también como persona. Ojalá un día pueda desvirtualizarte y darte un abrazo!
    Has sido la mejor mentora que podía tener. Me has ayudado a enfocar mi proyecto, a sentir que puedo hacerlo, que no estoy loca, a CREER EN MÍ. Nunca podré agradecerte lo que has significado en mi vida. Sigue así porque el mundo se merece gente como tú.

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:06h, 05 junio Responder

      Me has hecho llorar Raquel. No sabes lo mucho que significan tus palabras. En la distancia, pero seguimos estando cerca. Un abrazo enorme

  • Irene
    Publicado a las 21:30h, 01 junio Responder

    ¡Hola, Tania!
    Qué ganas tenía de leer este post 🙂 Me ha encantado. Me quedo sobre todo con el “no saldrás de tu zona de confort; ¡VIVIRÁS FUERA DE ELLA!”. Jajaja, completamente de acuerdo contigo. Menos mal que a todo se acostumbra el ser humano, incluso a la “incomodidad” 🙂
    Por muchos años más. ¡FELICIDADES!
    Irene

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:07h, 05 junio Responder

      Gracias Irene. Tenemos mucho en común, verdad? 😉 Un abrazo y muchísimas gracias!!

  • Laia
    Publicado a las 21:48h, 01 junio Responder

    Gracias a ti por ser ejemplo! 🙂 me gustó desvirtualizarte hace unos meses, y estoy segura que coincidiremos en otras ocasiones. Me ha gustado mucho tu post, me he sentido bastante identificada en muchas cosas!! A seguir así 😉
    Besitos!

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:07h, 05 junio Responder

      Muchísimas gracias, Laia. Y sí, seguro que hay más ocasiones!

  • Nazaret Barreto
    Publicado a las 23:47h, 01 junio Responder

    Oh Tania, no sabes la fuerza que me ha dado leer este post. Enhorabuena por el camino andado y mucho éxito para lo que está por venir.

    Un abrazo.

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:08h, 05 junio Responder

      Gracias Nazaret. Sólo por eso, ya ha merecido la pena compartirlo. A por ello, campeona!

  • Vanesa
    Publicado a las 00:48h, 02 junio Responder

    Me has hecho saltar la lágrima. Cuánta pasión y cuánto talento en tus palabras! Estás destinada a comerte el mundo desde tu modestia y saber hacer. Y yo estoy feliz de poderlo ver! Un beso enorme! ❤️

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:08h, 05 junio Responder

      Gracias Vanesa, eres un sol. Gracias por formar parte de ello!

  • Ysabel Viloria
    Publicado a las 07:32h, 02 junio Responder

    Despertar leyéndote es fuente de inspiración y un chute de energía. Gracias por compartir tus vivencias y éxitos que nos empujan a muchas a seguir esta aventura que a veces se hace cuesta arriba.

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:09h, 05 junio Responder

      Gracias Ysa, te mando un beso enorme y mil gracias por apoyar mis pasos.

  • Charo Marin
    Publicado a las 10:48h, 02 junio Responder

    Muchas Felicidades Tania!! Me ha emocionado leer este post, y eso que no tengo la suerte de conocerte personalmente. Gracias!!

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:09h, 05 junio Responder

      Gracias a ti Charo por leerme y por tus palabras. Te mando un fuerte abrazo y mucho ánimo con tu proyecto!

  • Carla del Río
    Publicado a las 19:47h, 02 junio Responder

    ¡Felicidades Tania!
    El post es precioso;. La vida de la freelance a veces es cruda… y lo que tú has conseguido en tan poco tiempo, tiene mucho mérito.
    Sigue trabajando duro en tus sueños; es la manera de hacerlos realidad.

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:10h, 05 junio Responder

      Gracias Carla, de veras. Me gustó mucho desvirtualizarte en el retiro, ojalá haya más ocasiones. Un fuerte abrazo!

  • Imma
    Publicado a las 08:13h, 03 junio Responder

    ¡Imagínate todo lo que puedes hacer todavía, si en un año has conseguido todo esto! Me has emocionado muchísimo con este post tan personal y me he sentido muy identificada. Sin duda un buen chute de energía y valor el que me has dado leyendo tus palabras.

    Un beso y ¡a por muchos éxitos más!

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:11h, 05 junio Responder

      Muchísimas gracias Inma, y mucha energía también para tu proyecto! Un abrazo, solete

  • Sonia Vitamina
    Publicado a las 16:28h, 04 junio Responder

    Tania muchas felicidades por tu primer año de web, que no de emprender! Me han encantado tus reflexiones, coincido contigo en unas cuantas. Muchas gracias por tus servicios, es un placer compartir la experiencia de emprender contigo 🙂

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:12h, 05 junio Responder

      Muchísimas gracias Sonia por tus palabras y por formar parte de ello. Un abrazo gordo!

  • Marta Clotet
    Publicado a las 12:46h, 05 junio Responder

    Felicitades por tu 1r año Tania! Connecto con todo lo que cuentas en este post y me encanta como escribes, gracias por compartirlo! Un abrazo muy fuerte!

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 14:12h, 05 junio Responder

      Mil gracias Marta, eres un sol. Muchas cosas para agradecerte!

  • Ana
    Publicado a las 17:11h, 06 junio Responder

    Un post que me guardo en mi carpeta de favoritos para releerlo cuando lo necesite. Yo soy una de esas a las que sigues la pista por IG (es mutuo) y me muero de ganas por poder coincidir contigo pronto prontísimo y poder pegarte ese abrazo fuerte que lleva tanto tiempo guardado en mi armario. Ya sabes, las intensas, que “semos asín”. Enhorabuena de la buena por ese año y los que vendrán Tania. ¡Gracias por tanto, aunque sea en la distancia!

    • Tania Lasanta
      Publicado a las 20:34h, 06 junio Responder

      Ay, Ana, las ganas son mutuas! “Semos asín”, y es un lujo encontrarnos por vías como IG. Eres sin duda uno de mis descubrimientos del año, y el día que te vea in person, no respondo. Un abrazo gordísimo

Publicar un comentario

He leído y acepto la Política de privacidad *

Soy Tania Lasanta y seré responsable de tus datos, que serán recogidos en esta web alojada en Raiola Networks, S.L para poder gestionar tu comentario. Deberás entender que los datos que incluyas en este formulario los podrá leer cualquier visitante de este sitio web. Conservaré esta información mientras dure esta entrada del blog o hasta que decidas eliminar el comentario. Para más información, visita la página Política de privacidad.